Continuamos creciendo en Revenue Control Data

Revenue Control Data consolida su trayectoria ascendente en el mercado de los softwares de gestión de Revenue Management. La empresa que durante este último año no ha dejado de evolucionar su herramienta desarrollando nuevas funcionalidades e incorporando nuevos partners de integración, continua creciendo.

Esta tendencia queda reforzada con la llegada al equipo de Ana Sanchis Ángel como nueva socia y directora del área comercial de la compañía, con un doble objetivo; apoyar la expansión de Revenue Control Data en los segmentos de mercado estratégicos desde el amplio conocimiento que acumula sobre el sector hotelero y acercar, de una forma efectiva, el producto a sus clientes.

Ana, que en su última etapa profesional ha sido directora corporativa para el viceconsulado español en Carolina del Norte (EEUU), suma una larga carrera profesional, de más de 18 años en dirección y gestión comercial en cadenas hoteleras, desembarca en este nuevo proyecto de la mano de Meritxell Pérez Vilalta, CEO y socia fundadora en Revenue Control Data:

Continuar leyendo «Continuamos creciendo en Revenue Control Data»

¿Business Intelligence, Inteligencia de Negocio o Inteligencia Empresarial? Excel vs RMS

La adopción de términos anglosajones para hacer alusión a cuestiones tecnológicas es muy habitual en un entorno donde las TIC se han consolidado como una máxima empresarial. De esta manera conceptos como e-learning, Machine Learning o Business Intelligence forman parte de nuestra vida cotidiana

En el caso concreto del Business Intelligence estaríamos hablando de lo que también se conoce como inteligencia empresarial o de negocios, herramienta imprescindible para la gestión del Big Data. Otro término que en los últimos años, ha dado mucho que hablar y que hace referencia a un «gran volumen de datos».

El sector hotelero no ha quedado fuera de ambos conceptos, al igual que no ha quedado fuera de los algoritmos, término del que nos hacíamos eco hace unas semanas.

No en vano, hoy por hoy, los establecimientos hoteleros necesitan hacer acopio de un gran volumen de datos para poder tomar decisiones adecuadas relacionadas no solo con los procesos derivados de la prestación de sus servicios, sino también con aquellos procesos relacionados con sus estrategias de Marketing y de Revenue Management: definición de producto, fijación de precios o elección del canal de distribución que mejor se ajuste a sus necesidades.

De esta forma, se podría afirmar que el dato es uno de los protagonistas indiscutibles en la toma de decisiones para la adopción de una correcta estrategia en cualquier tipo de alojamiento turístico, sin embargo la gestión del mismo puede resultar ardua cuando no se dispone de las herramientas adecuadas de análisis.

En este punto es donde la Inteligencia empresarial (BI) cobra una especial relevancia, ya que son precisamente las herramientas de inteligencia de negocios las que nos permitirán transformar los datos en información y como consecuencia en conocimiento, entre otros motivos porque una herramienta de Business Intelligence tiene como objetivo la recopilación, el proceso, el análisis y la presentación de los datos. 

De forma más concreta, una herramienta de BI nos ayuda, por un lado, a recoger los datos que necesitamos para tomar decisiones y por otro nos da soporte en el momento de procesar estos datos, analizarlos y posteriormente convertirlos en informes sencillos y visuales, facilitando la interpretación de la información obtenida.

Es así como funciona un RMS. Un Revenue Management System es una herramienta de BI que evita la recopilación tradicional de los datos a través de hojas de excel que se alimentan manualmente, al establecer un flujo de comunicación con otros softwares de gestión tales como el PMS o el Channel Manager.

De la misma manera que ayuda y apoya al Revenue Manager en la posterior interpretación de los datos recogidos, generando informes que permitan definir políticas de precio a corto, medio y largo plazo, puesto que la información que nos devuelve facilita, entre otros, la modificación de decisiones anteriores cuando no se están alcanzando los objetivos adecuados.

A través de un RMS podremos, por ejemplo, elaborar históricos de ventas, calendarios de demanda o pick ups por segmentos, simplificando la labor diaria del Revenue Manager, sin prescindir de su experiencia e intuición.

Tecnología y Revenue: ¿qué es un algoritmo?

Las nuevas tecnologías han traído con ellas la adopción de conceptos que aunque ya existían previamente a la democratización del uso de las TIC en nuestra vida cotidiana, han ido generalizándose hasta protagonizar gran parte de nuestras conversaciones.

Son muchos los momentos en los que nos encontramos haciendo referencia a términos como algoritmos, Business Intelligence,  Machine Learninge incluso tecnología Blockchain o computación cuántica. La cuestión es, ¿sabemos realmente de lo que estamos hablando?

Empezar por el principio, siempre es una opción y en Revenue Control Data nos hemos fijado como objetivo acercaros de una forma útil muchas de estos conceptos, intentando que el binomio tecnología y hoteles no se identifique con un puzle de 10 000 piezas.

¿Qué es un algoritmo?

Los algoritmos no son más que instrucciones que se programan para dar solución a determinados problemas. 

Llevamos calculando algoritmos desde que íbamos al colegio. Multiplicar dos números de varias cifras, por ejemplo, es un algoritmo, no siendo ni siquiera necesario qué medie la tecnología. Un simple lápiz y papel nos puede servir. 

Un algoritmo siempre tiene una entrada (input) y una salida (output), situándose entre ambas las instrucciones para su ejecución. 

Es más, podríamos afirmar que los algoritmos están presentes en nuestra vida diaria, desde que nos levantamos hasta que nos vamos a la cama. El mero hecho de hacer un café es un algoritmo.

En este caso, la entrada sería el café que utilicemos: soluble, con torrefacto, natural o descafeinado. La salida sería el café ya elaborado y listo para ser bebido.

Como consecuencia, podríamos definir un algoritmo como una cadena de instrucciones precisas que deben seguirse en un orden preestablecido. No podemos hacer café si previamente no hemos puesto agua en la cafetera. 

Los algoritmos y los ordenadores

Ahora bien, ¿qué ocurre cuando el algoritmo es ejecutado por un ordenador?

Cuando un desarrollador crea un software específico, puede decirse que lo que crea es un conjunto de algoritmos.

Así, una herramienta como RevCtrlData podría entenderse como un conjunto de órdenes que se dan a un ordenador pero que se escriben en un lenguaje concreto, con el objetivo de que realice un conjunto de órdenes, para alcanzar un resultado final predefinido. 

MÁS INFORMACIÓN

Revenue Control Data, el primer RMS diseñado íntegramente por Revenue Managers, llega al ITH

¿Cómo deben ser los flujos de información entre las herramientas tecnológicas del revenue manager?

Revenue Control Data, ha sido seleccionada como finalista para optar al premio «Emprendedoras 2019»

El lenguaje de programación se convierte, de esta manera, en un puente entre el lenguaje humano y el lenguaje que puede entender la máquina. 

De forma más concreta, Revenue Control Data es un Software de Revenue Management que integrado con el PMS y/o el Channel Manager permite al Revenue Manager tener toda la información necesaria para la toma de decisiones en materia de precios en un único cuadro de mandos y en tiempo real.

Siendo aquí donde podemos entender el papel que juegan los algoritmos en una herramienta como RevCtrlData. 

La integración no es más que un conjunto de instrucciones perfectamente diseñadas que permiten la retroalimentación de las herramientas, impidiendo pasar por alto datos clave en la labor diaria del Revenue Manager.

Por tanto, hacemos referencia a un sistema de análisis de gestión que nos ayuda a adelantarnos al que «está sucediendo», tomando decisiones fundamentadas en el conocimiento.

Entender, por tanto, que es un algoritmo, se reduce simplemente a entender que existen toda una serie de instrucciones para la ejecución de ciertas tareas cuyo resultado final nos lleva a la consecución de objetivos predefinidos, y cuya aplicación no se limita a los ordenadores, sino que por extraño que nos parezca los algoritmos existen desde que existe el hombre.